¿Gestión o administración?

01.01.2016

Comenzó un nuevo gobierno con un ostensible enfoque empresarial. Esto abre interrogantes y alertas, en especial en materia de conquistas sociales.

 

La gestión empresarial tiene características específicas que la distingue de las funciones propias del gobierno de lo público, siempre y cuando tenga por objetivo el bienestar de la población. Vale decir, un gobierno que se ocupa por los usos, las costumbres, las maneras de pensar y los modos de obrar de las personas, por consiguiente, son prácticas que toman en consideración innumerables variables con el fin de conseguir una óptima disposición de la comunidad.  En cambio, la gestión empresarial está regida por una lógica de mercantilización y competencia, busca maximizar los beneficios sin tener en cuenta las consecuencias sociales que quedan ajenas a su esfera.

 

Lo significativo es que cuando la gestión empresarial pauta las prácticas gubernamentales, se establece un gobierno en beneficio del mercado. Para ello, dicho gobierno trabajará en un rediseño del Estado, tanto en sus funciones como en sus estructuras, para garantizar las condiciones que requiere el “buen” funcionamiento del mercado.

 

De este modo, buscará resguardar por medio de un armazón jurídico, administrativo y económico la lógica mercantil y de la libre competencia. El efecto concreto es favorecer una redistribución del ingreso social hacia las fracciones más concentradas del capital. Una tendencia que, por lo general, es cobijada por algunos formadores de opinión pública y fracciones sociales que resultan beneficiadas con este particular ejercicio de gobierno.

 

Por consiguiente, es menester tener en cuenta que el gobierno de lo público requiere mucho más que la mera gestión empresarial, debe garantizar el juego económico mediante políticas que estimulen el crecimiento económico, y al mismo tiempo atender las políticas sociales. Es decir, debe articular políticas que busquen hacer eficaz una economía abierta de mercado con un proyecto social dinámico que se adecue con rapidez a la coyuntura social para disminuir los impactos regresivos, y de esta manera, establecer un equilibrio entre las leyes del mercado y la vida pública. En este sentido, el respeto por las conquistas sociales alcanzadas que, en la práctica se manifiesta en el funcionamiento de la negociación colectiva será una de las claves a seguir para examinar en el futuro.

Please reload

Entradas destacadas

¿Qué se entiende por inseguridad?

September 11, 2016

1/6
Please reload

Entradas recientes

03.09.2016

19.01.2016

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags